Fuentes de Inspiración

Cuando me preguntan de dónde vienen las ideas (y en algunos casos las disparatadas ocurrencias), que más tarde intentamos plasmar en los arreglos florales que ofrece Blumenaria, tendría que enumerar un sinfín de fuentes de inspiración. Revistas nacionales e internacionales (relacionadas o no con mi profesión), vídeos especializados en la materia, demostraciones de “los grandes”, asistencia a cursos de arte floral y numerosos libros (algunos más antiguos y clásicos, otros más actuales y vanguardistas, unos más técnicos y otros más artísticos).

Aún así, afortunadamente no todo está entre cuatro paredes o entre las tapas de unos libros. Las ideas surgen también paseando por mi ciudad, en una tarde de domingo por los pinares de la sierra o incluso, ¡en pleno atasco de la M-40 madrileña! Simplemente observando lo que me rodea, abriendo mucho los ojos y la mente, encontrando el sentido práctico (aunque a veces dude de ello) y ¡atreverme! Probar ensayo-error… y comprobar, si lo que había pasado por la mente con ese material, en ese espacio, para esa ocasión, dará el resultado que buscamos.

Grandes profesionales del arte floral, nuestra referencia

A la pregunta, que también me suelen hacer, de si tengo personas inspiradoras, referentes en el mundo del arte floral, sin dudarlo digo que SÍ. Hay algunos más en la lista, pero estos “3 Grandes” del arte floral son los que han dejado una huella más marcada en la esencia de Blumenaria.

Empezaré por Paula Pryke, no solo por eso de ladys first, si no porque efectivamente, mi primer contacto con el mundo del arte floral me vino de su mano y de su libro “Escuela de arte floral”. Fue un regalo de alguien muy especial, en un día muy especial y por un motivo todavía más especial. ¡La caja de Pandora se había abierto! No solo fue este libro, sino todo lo que Paula Pryke transmitía: esa sencillez y al mismo tiempo elegancia británica trasladada a sus creaciones, la frescura de sus arreglos y su estilo muy personal. Pero algo más también se ha llevado Blumenaria de Paula Pryke, el indudable “menos es más”.

Gregor Lersch, como buen alemán, la precisión está siempre presente en cada una de las composiciones que realiza. Es increíble la manera tan especial que tiene de entender el arte floral, que le permite reinventarse y mostrarnos los materiales y las formas, con los que trabaja, de una manera siempre original. La autoexigencia llevada a la perfección floral. La influencia de Gregor Lersch (en particular) y de la cultura floral alemana (en general), han dejado en Blumenaria una inevitable bonita marca, que ha permitido a Blumenaria ser quién es.

Como florista e interiorista, tengo que agradecer a Jordi Abelló todo lo que ha aportado a Blumenaria. A pesar de considerarle uno de los grandes, la cercanía que transmite trabajando con él permite, admirar la parte más romántica que todo florista lleva dentro y que él multiplica, escuchando y acariciando a sus musas (las flores) con cada movimiento de sus manos. Es esa delicadeza y sutileza también a la hora de combinar colores en sus composiciones las que me maravillan.

3 genios a los que admirar, de los que disfrutar y aprender.

¡3 grandes! ¡Por favor, no dejéis de seguir sorprendiéndonos con vuestro arte!