Esta es una de las preguntas que más me hacéis: de dónde viene el nombre de Blumenaria. Te lo cuento.

 

Las flores son parte de la identidad corporativa de Blumenaria

Sí, las flores son parte de la identidad corporativa de Blumenaria, pero realmente Blumenaria es un nombre inventado que encaja a la perfección con la esencia de mi taller floral.

En su día, cuando iba a dar el salto, lo pensé mucho. Le di vueltas y vueltas porque quería un nombre, una marca, que reflejara la filosofía sobre la que quería construir mi taller floral.

 

Diseño de Logo - Blumenaria Taller Floral

Diseño de Logo – Blumenaria Taller Floral

 

Por eso, el nombre debía tener un sentido y una lógica que encapsulara la esencia de la nueva aventura que iba a emprender. Además, como empresa, sabía que el naming era importante. El naming, por si desconoces el término, es una estrategia de marketing para crear el nombre de una marca. Y es una herramienta con gran poder dentro de la marca.

 

La ciencia detrás de la marca Blumenaria

Al ponerme a crear la marca para mi taller floral, pensé mucho en reflejar las dos etapas o las dos culturas que habían marcado mi camino: todos los años que viví en Alemania —y toda esa cultura alemana que tanto me había aportado a nivel personal y profesional— y mi procedencia española.

 

Natalia Berzal - Blumenaria Taller Floral

Natalia Berzal – Blumenaria Taller Floral

 

 

Después de darle muchas vueltas y de hacer hasta un estudio de audiencia preguntando a mi familia y amigos, decidí optar por esa perspectiva de las dos culturas y hacer un guiño a la cultura alemana que tanto me había aportado y a la cultura española.

Y tras mucho pensar, un día de repente di con ello: mi taller floral se llamaría Blumenaria. El nombre Blumenaria está formado por el prefijo blumen-, que en alemán significa flores, y el sufijo -aria, que se utiliza en español para denominar el oficio o la persona que realiza una actividad; por ejemplo, bibliotecaria, boticaria, voluntaria o empresaria.

Y me encantó, porque, si haces una traducción muy libre de ello, encierra su propio significado: ‘la profesional de las flores’.

Y así fue como surgió el nombre de Blumenaria para mi taller floral.

 

¿A qué suena Blumenaria?

Si te fijas, Blumenaria suena bien, es melódico. Y esta fue una de las razones por las que vi claro que este era el nombre de marca definitivo para mi taller floral. Además, es fácil de pronunciar e incluye letras como la «l» o la «r» que hacen que su lectura y sonoridad sean agradables.

Todo parecía cuadrar, así que seguí avanzando y creando la marca de Blumenaria.

 

La identidad visual corporativa: la flor verde de Blumenaria

El diseño del isotipo —esa flor verde tan característica de mis tarjetas y etiquetas— es de Gloria García. Gloria es ilustradora y para mí era importante que se encargara ella de su diseño. Básicamente porque Gloria me acompañó en mis primeros pasos como emprendedora y sabía perfectamente la ilusión y las ganas que le había puesto.

El color verde es mi color preferido de siempre, de toda la vida. Y, además, el verde está presente en todas las flores: todas las flores tienen algo de verde —en las hojas o en los tallos—. Así que tenía claro que el verde tenía que aparecer en el diseño de la identidad visual corporativa de Blumenaria. Y de ahí esa flor de color verde del isotipo —el isotipo es la representación gráfica de una marca, el elemento que «no se puede leer» por así decirlo—.

 

Tarjeta de Visita - Blumenaria Taller Floral

Tarjeta de Visita – Blumenaria Taller Floral

 

La verdad es que fue un placer trabajar con Gloria. Ella rápidamente captó la idea y me propuso dibujar una flor pero que fuera diferente, menos obvia, y, a la vez, que reflejase la explosión de todo lo que iba a suponer Blumenaria en mi vida: la emoción, el entusiasmo, la ilusión por ese taller floral.

Y la verdad es que Blumenaria se ha convertido en un sueño hecho realidad y en una gran parte de mi vida. Y el diseño sigue emocionándome como el primer día. Además, dispara una imagen mental de flor en ti, en vosotros, que estáis al otro lado y hacéis posible que Blumenaria, este pequeño taller floral de Segovia, siga creando. Y esa imagen mental de flor, que os recuerda a una flor, es la mejor prueba de que la esencia de mi trabajo llega, te llega.