Color y Emociones

Imaginémonos por un momento, un mundo sin colores, no en el sentido figurativo de un mal día, estresante y lluvioso, en el que mejor no haberse levantado de la cama. No, me refiero literalmente a nuestro día a día sin el espectro de colores, solo en los tonos blanco-negros, un mundo, como el que perciben las personas que padecen acromatopsia.

Se nos hace difícil de imaginar, ¿verdad? Porque el color, más allá de su función sensorial, a la hora por ejemplo de poder distinguir por su color si un tomate está maduro o no, tiene una función emocional importantísima. Y como emoción que es, muy subjetiva. Mientras que a mí el color violeta me produce melancolía, a ti puede provocarte serenidad, tranquilidad. Son reacciones y estímulos inconscientes, pero asociados a nuestra relación con la naturaleza.

Los colores de la Naturaleza

En ningún mejor lugar que en la naturaleza es donde se encuentra representada toda la amplia gama de colores en su multitud de tonalidades e intensidades y además, sorprendiéndonos según la temporada. El mismo campo en otoño se colorea de manera diferente en primavera o verano.

Estamos plenamente convencidos y no solo porque lo demuestren estudios, que los colores son fuente de emociones (desde mi punto de vista, con mucha más frecuencia de las emociones positivas que de las negativas).

También podemos asegurar, esta vez sin la necesidad de ningún estudio que lo corrobore, que como seres naturales que somos (aunque nuestro comportamiento en demasiadas ocasiones sea antinatura y vivamos metidos en ciudades de hormigón), es rodeándonos de la madre tierra donde mejor nos encontramos y sentimos, donde se relativizan los problemas, donde nos cargamos de energía, donde el aire que respiramos no nos asfixia.

Y entonces, ¿por qué renunciar a tener un pedacito de naturaleza más cerca de nosotros, cuando estemos más lejos de ella?, ¿por qué renunciar a que nos invadan, gracias a sus colores, todas esas emociones (de las buenas)? Nosotros no renunciamos a ello, ¿cómo? ¡¡Con flores!! Las flores son frescura, vida, color, mucho color.

En Blumenaria lo sabemos, por eso el color es uno de los cuatro pilares que sustenta cada uno de nuestros trabajos. Una buena combinación de tonalidades para despertar una emoción.

¡Así que, pongamos en nuestra vida más color, más emoción, pongamos más flores! No es tan difícil…